TAVR – Preguntas frecuentes
Home >  Heart (Cardiology & Vascular) >  Services and Treatments >  Transcatheter Aortic Valve Replacement (TAVR) >  TAVR – Preguntas frecuentes
Print

Services and Treatments

TAVR – Preguntas frecuentes

¿Qué es una válvula aórtica?

Reproducción de una Válvula Cardíaca Transcatéter, que se puede expandir 23 o 26 milímetros. Copyright de la imagen, Edwards Lifesciences LLC.

El corazón tiene cuatro cavidades: dos cavidades superiores, llamadas aurícula derecha e izquierda, y dos cavidades inferiores, llamadas ventrículo izquierdo y derecho. Dentro de estas cavidades hay cuatro válvulas que se abren y se cierran para controlar el flujo de sangre a través del corazón; se trata de las válvulas aórtica, mitral, pulmonar y tricúspide. Cuando el corazón late y bombea sangre, las válvulas se contraen.

¿Qué son la estenosis aórtica y la regurgitación aórtica?

La estenosis aórtica se produce cuando una válvula es demasiado estrecha para bombear sangre de manera eficaz, debido a una acumulación de calcio, a niveles altos de colesterol o a un defecto de nacimiento. La regurgitación aórtica se produce cuando una válvula no puede cerrarse por completo, causando un reflujo en sentido contrario a través de la válvula. Ambos problemas hacen que el corazón tenga que trabajar más de la cuenta, lo cual puede debilitar el músculo cardiaco. La estenosis aórtica severa suele estar causada por una acumulación de calcio a lo largo del tiempo. Sin un tratamiento adecuado, el corazón puede deteriorarse rápidamente y ser más susceptible al fallo cardiaco.

¿Cuáles son los síntomas de la estenosis aórtica?

Si el corazón tiene que trabajar más de la cuenta para bombear sangre, la capacidad del organismo para recibir sangre oxigenada disminuye. Los pacientes con estenosis aórtica severa suelen sentir fatiga, dolor de pecho o sensación de ahogo, o pueden sentir que van a desmayarse.

¿Cómo se trata la estenosis aórtica severa?

La estenosis aórtica severa no se puede tratar con medicación. Los pacientes con esta condición pueden someterse a un reemplazo de válvula aórtica, un procedimiento quirúrgico que sustituye la válvula defectuosa con una nueva válvula mecánica o una válvula de tejido. Este procedimiento se realiza mediante cirugía a corazón abierto, en la que el paciente debe ser conectado a una máquina cardiopulmonar que realiza la función del corazón y de los pulmones durante la intervención. Para estos pacientes hay una nueva opción conocida como reemplazo de válvula aórtica mediante tecnología transcatéter (TAVR, en sus siglas en inglés).

¿Qué es el TAVR?

El TAVR es un procedimiento menos invasivo en el cual la válvula aórtica enferma se sustituye por medio de una válvula balón expandible que se introduce a través del cuerpo mediante un tubo llamado catéter. Este procedimiento se realiza con anestesia general mientras el corazón late y, por tanto, no requiere el uso de una máquina cardiopulmonar. En vez de acceder por el pecho, se hace un pequeño corte a través de la arteria femoral, una arteria muy gruesa que hay en la parte superior de la pierna. El catéter se introduce en el cuerpo a través de esta incisión para transportar la nueva válvula. La válvula está hecha de tejido animal y viene en dos tamaños: 23 milímetros y 26 milímetros de diámetro.

La operación dura unas tres horas y, a continuación, los pacientes son trasladados a una unidad de cuidados intensivos. Durante su estancia en esta unidad, el médico le hará un examen físico, realizará algunas pruebas sanguíneas, y comprobará la función cardiaca mediante electrocardiografías, ultrasonidos y rayos-x. El periodo de estancia promedio en el hospital, es de ocho días.

¿Quién no debe recibir un TAVR?

No todos los pacientes con estenosis aórtica severa son candidatos para un TVAR. El TAVR no es adecuado para:

  • Pacientes cuya válvula aórtica no esté calcificada
  • Pacientes cuya válvula aórtica solo tenga una o dos valvas (generalmente a causa de un defecto congénito)
  • Pacientes que tengan un coágulo de sangre o alguna formación anormal
  • Pacientes que tengan una infección cardiaca o cualquier otro tipo de infección
  • Pacientes que ya tengan una válvula prostética (artificial) o que tenga un implante de reparación en cualquiera de sus cuatro válvulas cardiacas
  • Pacientes que, además de estenosis aórtica, tengan regurgitación aórtica (reflujo de sangre en sentido contrario a través de la válvula debido a un cierre incompleto de dicha válvula)
  • Pacientes que tengan una enfermedad grave en la válvula mitral
  • Pacientes cuya válvula aórtica sea demasiado pequeña o demasiado grande
  • Pacientes que tengan una enfermedad grave en los vasos sanguíneos que vayan al corazón, que tengan vasos pequeños o cuyas venas tengan tantas curvas que no permitan el paso de los materiales necesarios para realizar la operación
  • Pacientes cuyas valvas aórticas estén demasiado cerca de las arterias que suministran sangre al corazón
  • Pacientes que tengan problemas graves de sangrado o de formación de coágulos
  • Pacientes que padezcan cualquier condición que engrose el músculo cardiaco
  • Pacientes que no puedan tomar aspirina, heparina, ticlopidina (Ticlid) o clopidogrel (Plavix), o que sean sensibles a un medio de contraste (fluido empleado para ver sus estructuras internas durante la operación)
  • Pacientes que puedan someterse a una operación a corazón abierto

¿Cuáles son los riesgos de someterse a un TAVR?

Los riesgos asociados con el TAVR son la apoplejía (stroke), en el que la sangre deja de fluir al cerebro; complicaciones vasculares graves como, por ejemplo, un desgarro o un agujero en los vasos sanguíneos o en el corazón, y que podrían requerir operaciones adicionales de corrección, y pérdida de sangre. Durante los 30 primeros días después del procedimiento TAVR, los riesgos a corto plazo incluyen infección, arritmia, dificultades para hacer ejercicio, dolor en la incisión, problemas de respiración, y tensión arterial alta o baja. También hay riesgo de tener disminuida la función cardiaca y de sufrir hematomas.

Cuidados de seguimiento

Debe seguir manteniendo sus visitas habituales al cardiólogo y a su médico de cabecera para asegurarse de que su válvula funciona a la perfección y de que sus síntomas están mejorando. Si experimenta síntomas tales como fatiga o sensación de ahogo, por favor, llame a su médico inmediatamente.